Parents Seguir instrucciones

Seguir instrucciones

Thomas sabe que seguir las instrucciones al pie de la letra es importante. Aquí tienes algunas actividades que puedes hacer con tu hijo para aprender a seguir instrucciones.

Hacer un tren

Decora tres o cuatro cajas rectangulares pequeñas (las cajas individuales de cereales son perfectas) para que parezcan vagones de tren. Para hacer la locomotora, puedes juntar dos cajas y pegarlas. Une los vagones entre ellos con una cuerda o un hilo dejando un cordón más largo delante para tirar de la locomotora. Tu hijo y sus amigos pueden turnarse para ser el maquinista y tirar del tren.

Hacer un barquito

Usa materiales como cajas y bandejas de espuma desechables, palillos, pajitas y cartones de leche para construir un barquito. Puedes hacer un barquito fácilmente colocando una bolita de arcilla o de plastilina en el centro de una bandeja de espuma. A continuación, clava un palillo o una pajita en la bolita a modo de mástil. Luego, pega una vela triangular de papel al mástil. Prueba el barquito en la bañera o en una piscina infantil.

Descubrir sentimientos

Ayuda a tu hijo a seguir los pasos de una receta para hacer esta deliciosa ensalada de fruta, así comprenderá la importancia de respetar los pasos de las instrucciones.
  1. Corta dos manzanas en trozos pequeños (retira el corazón, pero no quites la piel, así le dará color a la ensalada).
  2. Pela tres naranjas y córtalas en trozos pequeños.
  3. Corta en trozos pequeños una piña fresca (retira el corazón).
  4. Pela un plátano y córtalo en trozos pequeños.
  5. Prepara una taza de zumo de naranja.
  6. Mezcla todas las frutas en un cuenco grande. Añade el zumo de naranja y mete la ensalada de fruta en la nevera. ¡A los niños les encantará este saludable tentempié!
  7. Si es posible, escribe la receta en un trozo de cartulina o en un recetario. Sigue las instrucciones mientras preparas la ensalada de fruta.

"Thomas, ¿puedo?"

Este es un juego divertido que ayudará a los niños a seguir las instrucciones de un juego. Ponte de pie mirando a tu hijo a unos 6 metros de distancia. "Thomas" da instrucciones en voz alta como, "puedes dar tres pasos grandes" o "puedes dar cuatro pasos de bebé". El niño tiene que preguntar, "Thomas, ¿puedo?" y recibir la respuesta "Sí, puedes" antes de moverse. El niño que llega el primero hasta "Thomas" se convierte en "Thomas" en el siguiente juego.